Arquitectura, Historia, Arte

Ruta Científica: En busca de la antigua Madinat Garnata

Andalucía, Granada
BARRIO DEL ALBAICÍN Sobre la parte central y más elevada del conjunto urbano que actualmente se denomina Albaicín se situó el antiguo asentamiento que dio origen a la ciudad de Granada. Allí se estableció una población ibérica desde el siglo VII a.C., cuyo nombre primitivo dio lugar a Iliberri.

A comienzos del siglo VIII, los conquistadores musulmanes debieron encontrar una ciudad en decadencia, después de una etapa visigoda de escasa actividad edificatoria. El antiguo nombre se arabizó como Ilbīra, y al mismo tiempo, la parte central se empezó a denominar Castillo o Ciudadela de Granada (Ḥisn Garnāṭa o Qal`at Garnāṭa).

Poco después del inicio de la guerra civil (1009-1031) que acabó con el califato de Córdoba, el grupo de beréberes ziríes encabezados por Zāwī b. Zirī estableció un gobierno autónomo en la cora de Ilbīra. Pero, en lugar de asentarse en Madīnat Ilbīra, decidieron recuperar la antigua ciudad romano-visigoda. Una de sus primeras actuaciones debió de ser la reparación y mejora de las fortificaciones existentes. La muralla partía desde la Puerta de la Erilla o Monaita (Bāb al-Unaydar) hasta el Carril de la Lona, donde se abría la Puerta del León (Bāb al-Asad), de la cual solo queda uno de sus torreones. Desde allí descendía por detrás de la Iglesia de San José hasta la Cuesta de San Gregorio. El límite sur se llevó muy próximo a la actual calle de San Juan de los Reyes, conservándose una torre frente a la Iglesia del mismo nombre, a partir de la cual continuaba hacia el norte para enlazar con la muralla de la calle Guinea, cerca de una torre que todavía existe. Hacia levante se conserva en la Placeta de Abad, integrado dentro del Convento de las Tomasas, otra torre que debió formar parte de la Puerta de los Estandartes (Bāb al-Bunūd). De esta forma quedó constituida inicialmente la Ciudad de Granada (Madīnat Garnāṭa), dentro de la cual estaba el alcázar de los emires ziríes.

Los sucesores de Zāwī convirtieron la capital de su reino taifa en una gran urbe. La expansión se planteó hacia el llano, con un perímetro de murallas que partiendo de la Puerta Monaita continuaba hasta la Puerta de Elvira, y de allí, se extendía hasta la zona de la Plaza de Bib-rambla, cruzando al otro lado del río para subir a una fortaleza situada en donde hoy está la Alhambra. Bajaba de nuevo hasta el río para enlazar con la coracha del recinto primitivo, mediante la puerta-puente denominada Puerta de los Tableros (Bāb al-Difāf). Poco después debió de cercase el barrio de Axares (Ajšāriš), comprendido entre el antiguo recinto amurallado, la Cuesta del Chapiz, el Río Darro y la coracha.

En el año 1090 los almorávides derrocaron al último sultán zirí, `Abd Allāh, y conquistaron Granada, que se convirtió en una de las ciudades más importantes de la península ibérica. Poco más de medio siglo después, los almohades sustituyeron a aquellos en el control de al-Ándalus, designando a Sevilla como capital. El desarrollo urbano originó el inicio de la construcción de arrabales extramuros como los de los Alfareros (al-Fajjārīn) y la Loma (Naŷd) al sur de la medina.

En el año 1238 Muḥammad ibn al-Aḥmar estableció la capital del emirato nazarí en Granada e inició la creación de una ciudad palatina amurallada en la Alhambra que se convertiría en el nuevo centro político y administrativo, cuyo contacto con la ciudad de Granada se limitaría a su extremo occidental, donde estaba la Alcazaba de la Alhambra (Qaṣabat al-Ḥamrā`). Desde entonces la antigua ciudadela zirí, ya sin trascendencia política pero dotada aún de utilidad militar, se empezó a denominar Alcazaba Antigua (al-Qaṣaba al-Qadīma). En esta etapa se crearon el arrabal del Albaicín (al-Bayyāzīn) al norte y el del Arenal (al-Ramla) al suroeste.

TE PROPONEMOS UN PASEO POR LA GRANADA ZIRÍ

El hecho de no poseer los suficientes testimonios arquitectónicos sobre el pasado zirí de Granada no determina que debamos olvidar su huella. En los últimos años, este tema ha sido reimpulsado de manera notable gracias a los hallazgos de las excavaciones realizadas por toda la ciudad y al esfuerzo de los investigadores por obtener información que ayude a comprender cómo fue el proceso de refundación de la ciudad. Esta actividad, por lo tanto, se ha planteado para mostrar y explicar los principales vestigios monumentales conservados de la Granada zirí (siglo XI), momento en el que Granada fue un reino independiente, lo que nos ayudará a comprender cómo debió ser la configuración urbana de la Qasaba Qadima (Alcazaba Antigua) y la importancia de valorarlos y preservarlos dada su relevancia histórica y cultural.

El visitante podrá conocer la historia de estos espacios tan emblemáticos del centro histórico del barrio del Albaicín desde una perspectiva científica. Una nueva forma de mirar nuestro patrimonio arquitectónico, introduciéndonos a través de la historia y el arte, descifraremos cada espacio para descubrir pautas constructivas, patrones decorativos y simbología acorde con la época en que fueron edificados. En la ruta se visitará el Aljibe del Rey (Fundación Agua Granada), la Muralla de la Alcazaba Antigua (Alhacaba), la Puerta Monaita, la Puerta de las Pesas, el Alminar de San José y la Puerta de Elvira.

ACTIVIDADES ORGANIZADAS

La Escuela de Estudios Árabes organiza durante el año rutas científicas por el Albaicín, en las cuales diversos especialistas e investigadores relacionados con los Estudios Árabes realizan visitas especializadas sobre diversas temáticas como arquitectura, arqueología, historia, o arte. Los investigadores que acompañarán a los participantes en esta ruta por la Granada zirí son, Víctor Rabasco García e Irene Muñoz Zarco.

Estas rutas científicas se realizarán en diferentes fechas a lo largo del año.

En busca de la antigua Madinat Garnata

Dirigido a: Público general (recomendado a partir de 12 años)
Precio: Gratuita.
Duración: 1 hora y 30 minutos.
Plazas: 18 plazas.

Observaciones:

El punto de encuentro y salida de la visita será en el Mirador de San Cristóbal, Granada. El recorrido se desarrollará por el Albaicín, para finalmente acabar en Puerta de Elvira.

Promotor

Logotipo del promotor

Escuela de Estudios Árabes

La Escuela de Estudios Árabes (EEA) es un Instituto de investigación del CSIC reconocido a nivel nacional e internacional, dedicado a la investigación de la Historia y los textos andalusíes, así como de la Lengua Árabe y la Arqueología y Arquitectura Islámicas.

Ver detalle

Contacto

Escuela de Estudios Árabes
CONSEJO SUPERIOR DE INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS
cultura.eea@eea.csic.es

Más información